[wpdreams_ajaxsearchpro id=1]
Antojos de un sibarita Casa Manolo Manuel Alonso (Daimús – España)

La Casa Manolo es la razón por la que se ha ganado recientemente su primera estrella Michelin en 2014, y después de ser nombrada Restaurante del Año, por la Almanaque Gastronómico de Valencia, edición 2016, es motivo suficiente para programar una excursión de un día fuera de la ciudad. Ubicado a una hora al sur de Valencia, en poco conocido Daimús, se sienta con orgullo en el paseo marítimo, sin ni siquiera un solo puesto de socorrista que bloquea sus intactas vistas del Mediterráneo. Pero uno no viene a Casa Manolo simplemente mirar fijamente al mar. Uno visita a Casa Manolo para provar de la cocina más inventiva de la región, gracias al jefe de cocina, Manuel Alonso.

Habiendo tomado recientemente la cocina hace apenas unos años, el ascenso de Alonso al grupo Michelin es algo así como un fenómeno. Talento es talento sin embargo, y la comida habla por sí mismo. La atención al detalle es clave, con todo en su lugar y cada ingrediente que proporciona el complemento perfecto a la siguiente. Platos como la Panna Cotta con Coliflor, Polvo Seco y Canailla, no sólo son perfectos, sino que muestran la habilidad de Alonso para equilibrar los sabores, ya que las enriquecedoras notas de umami se iluminan con un poco de manzana verde. Su obra “Rices”, el derecho de paso de cada cocinero valenciano, no es sólo imaginativa, sino una revelación, acompañada de pechuga de pichón y trufas negras, una audaz salida de la tradición en esta parte del mundo. El clásico español Torrijas caramelizadas con helado de leche, es una interpretación directa, pero ejecutada con el tipo de precisión y amor que eleva el postre simple (una especie de tostada francesa a los que no están familiarizados) a un nuevo nivel de felicidad. El recubrimiento ligeramente crujiente de azúcar caramelizado da lugar a un centro almohadillado, cremoso, creando una combinación tan decadente y pecaminosa, es sorprendente que todavía es legal en este país católico.

Teniendo en cuenta la ubicación frente al mar y el calibre de la cocina, los precios siguen siendo increíblemente razonables, con el nivel de entrada, de 12 platos, “Casa Manolo Menu” corriendo a sólo 55 euros por persona. También, un menú a la carta está disponible. Pero si eso es todavía un poco por encima de su presupuesto, Casa Manolo Daily Gastro Bar, que comparte el edificio, ofrece y menú del dia increíble por sólo 18 euros.

Paseo Marítimo de Daimús, 5. Playa de Daimús – España

http://www.restaurantemanolo.com/

Tel. 962 818 568

 

Made in Italy Gourmet
Situado en el distrito de Arte y Diseño de Miami, Made in Italy Gourmet ofrece una experiencia exquisita para cualquier persona que esté buscando algo diferente. El espacio abierto de 2700 sqf rústicamente decorado es el ambiente perfecto para disfrutar una gran variedad de vinos, ademas  cuenta con un Sommelier certificado  dispuesto a guiarle en la selección adecuada, es como hacer un  viaje a los diferentes regiones productoras de vinos, esto les permite ofrecer grandes catas para aprender sobre el origen de cada vino y convertirse en un experto en el tema.
                     


Para complementar con el vino, el Chef  Daniele Anselmo hace una selección de ingredientes frescos del día para crear una variedad platos, los cuales te sorprenden por los nuevos sabores a degustar, o puedes pedir una selección de fiambres y quesos especiales para disfrutar con el vino seleccionado.

                   
También cuenta con un pequeño mercado de productos italianos como pasta, aceite de oliva, salsa de tomate y dulces, es como tener un pequeño trozo de Italia en tu casa.
                    
Made in Italy Gourmet ™ 10 NE 27th Street. Wynwood FL 33137
Wynwood Kitchen & Bar

Considerado uno de los restaurantes con más impacto visual de Miami,  Wynwood Kitchen and Bar abrieron en diciembre de 2010. Innovando la cocina con una influencia latina,  Su chef ejecutivo Miguel Aguilar introduce nuevos platos  que ellos llaman GLOBAL-latino.

Wynwood Kitchen & Bar (WKB), es el punto de acceso de Miami, donde el arte urbano vanguardista cumple con platos pequeños y globales de inspiración latina, se ha convertido en un destino gastronómico  de Wynwood para los amantes de la cocina.

En armonía con la comida, la decoración ofrece a sus clientes un espectáculo visual desde el suelo hasta el techo. Los murales emblemáticos por Shepard Fairey en la zona del bar, los lienzos que que se encuentran por todo el área del restaurant. Por todo el lado de afuera del restaurant están decorados por los conocidos Wynwood Walls que son obras pintadas por artistas y grafiteros locoles.

De acuerdo con el concepto de WKB, el menú del restaurante evita el tradicional aperitivo-plato principal-contornos y lo divide en categorías, incluyendo fresco, caliente, pinchos, proteínas, verduras y mucho más.
El menú del bar en WKB se caracteriza por sus cócteles inspirados por los mismos artistas que adorna el restaurante y Wynwood Walls. El Shepard Fairey es una mezcla de Pisco Portón, St. Germain, jarabe simple, piña y limón fresco, adornado con menta fresca, mientras que el Kenny Scharf cuenta con Dry Gin de Nolet, Cointreau, mermelada de arándanos, limón, soda y el tomillo.

Abre para el almuerzo y la cena, de lunes – Sábado. música en vivo cada semana de jueves a sábado

 Wynwood Kitchen & Bar está situado en 2550 N.W. 2nd Avenue.

Se recomienda hacer reservaciones. Teléfono: 305-722-8959. www.wynwoodkitchenandbar.com

Au Lapin Agile el cabaret más antiguo, auténtico y posiblemente uno de los más económicos de París

Cuando uno llega a Montmartre, uno de los barrios más bellos, románticos y famosos de la Ciudad Luz, no puede escapar a la tentación de retratarse frente a una hermosa casa, ubicada en el número 22 de la Calle Saules, en el cruce con la calle san Vicente, a escasos metros del único viñedo en producción que todavía existe en la capital de Francia.

Es una casa rural con techo a dos aguas, de dos plantas, separadas por una verde enredadera. La planta baja es de color rosado y en ella destacan verdes ventanas y puertas, con cristales. La planta superior, sin friso, deja ver las piedras al desnudo.

Tiene el aspecto de una apacible casa de hadas, enclavada dentro del famoso y congestionado barrio de los artistas de la ciudad.

Pocos de los turistas que se retratan frente a ella, tienen el privilegio de saber que están parados ante el famoso Au Lapin Agile, “la caja fuerte de la cultura francesa”.

Delante de la casa destaca un viejo y frondoso árbol, y una rústica cerca de troncos de madera, la cual otrora fue utilizada por los propietarios y por los visitantes para amarrar sus caballos y burros.

Arriba de la puerta de entrada, todavía puede verse una reproducción, protegida con un vidrio, del cuadro pintado en 1872 por el caricaturista André Gill, que representa a un conejo vivo huyendo o saltando de una paila caliente. Esa caricatura dio el nombre al extraordinario Au lapin agile (La liebre ágil, en francés).

Gill lo pintó para el entonces dueño del local, un barbudo personaje, llamado Fréderic Gérard, conocido como Père Frédé, mezcla de animador, barman, músico, guitarrista, pintor y escritor, quien no obstante su extraño aspecto de ermitaño, supo congregar en ese sitio, a una pléyade de intelectuales y artistas de renombre, tales como Apollinaire, Carco, Dorgelés, Utrillo, Jacob, Modigliani, Picasso, Dalí, Van Goh, Degas, Matisse, y Toulouse-Lautrec, por citar solo a algunos.

No espere encontrar en Au lapin agile un espectáculo parecido a los del Lido, del Moulin Rouge o de cualquiera de los otros lujosos teatros burlescos de París, que se caracterizan por su iluminación, alardes tecnológicos y lujosos y costosos vestuarios.

No: Au lapin agile, es quizás el cabaret más sencillo y modesto de Francia. Si usted verdaderamente quiere conocer la cultura francesa, la genuina y no la americanizada, debe visitar esa pequeña casa de aldea, donde el tiempo se detuvo a finales del siglo antepasado, pero donde la música popular, la poesía y la comedia, siguen cantando y encantando, alegrando y enseñando a las nuevas generaciones de artistas franceses.

En Au lapin agile solo encontrará una sala de mediano tamaño, un modesto piano de pared, varios mesones y bancos de madera, unas lámparas cubiertas de rojas telas, y reproducciones de, entre otros, de los famosos cuadros de Utrillo y de Picasso que tuvieron como motivo ese cabaret.

Ni siquiera le servirán comida. En su publicidad los dueños aclaran que no cocinan, porque “solo saben hacer bien una cosa a la vez” y le sugieren ir a cenar antes o después de visitar a Au lapin agile en alguno de los excelentes restaurantes vecinos.

Sin embargo, cuando en la noche comienza el espectáculo, el pequeño grupo (creo que está entre 20 y 30 personas) que ha acudido al sitio, se sentirá transportado a un mundo mágico, en el cual, sin artificios, podrá ver, personalmente y oír de viva voz, y dialogar con ellos, no solo a artistas profesionales, sino también a los que en el futuro pueden ser luminarias del teatro o del cine francés, porque Au lapin agile no es solo un cabaret: Es una escuela que atesora los secretos de la música, de la poesía y de la comedia francesa y sigue siendo un lugar de encuentro de artistas e intelectuales.

Aunque usted sea tímido y nada entienda del idioma francés, a los pocos minutos de estar en el sitio, se encontrará divirtiéndose sanamente, participando del ameno y divertido espectáculo, en el muy reducido espacio del cabaret más antiguo de París, riendo y cantando en el lenguaje universal: ¡El de la alegría!

A la salida (el público entra y sale continuamente, a voluntad) puede ir a cenar en uno de los bellos y románticos restaurantes que están muy cerca.

Disfrutará aún más su visita a Au lapin agile, si conoce la historia de ese fascinante lugar.

Antes de que lo adquiriera Père Frédé, el establecimiento era conocido como el cabaret de los asesinos, por causa de unos retratos de entonces muy buscados bandidos, que colgaban de sus paredes, y por los frecuentes altercados violentos que producían en el sitio.

Père Frédé tenía en su cabaret una especie de zoológico, integrado por una cabra (Blanchette), un mono (Theódulo) un perro, un ciervo, varios ratones blancos, y un burro llamado Lolo, el cual entraba al cabaret como cualquier cliente, y era formalmente invitado, con su dueño, a las fiestas y celebraciones de los vecinos del barrio.

Ese burro pasó a la historia de Montmartre y del mundo del arte por la famosa “broma de Boronali”, de la cual existen fotografías y hasta documentos notariados que comprueban su veracidad; y que fue urdida en 1910 por el crítico de arte Roland Dongelés, Picasso, Dalí y otros asiduos a Au lapin agile para burlarse dl impresionismo, y particularmente del cubismo, así como de los críticos de arte, A tal efecto, los bromistas ataron a la cola del burro un pincel untado con diversas pinturas, y el cuadro resultante lo enviaron al Salón de los Independientes con el nombre de Puesta de sol sobre el Adriático, como si hubiese sido pintado por un supuestamente famoso artista José Joaquín Boronali, a quien presentaron como el líder de un no menos supuesto movimiento llamado el Excesivismo. El cuadro recibió grandes elogios por parte de algunos críticos, aunque también fue duramente atacado por otros. El apellido Boronali, de ese inventado pintor era un anagrama de Alboron, el burro de una fábula de Esopo, y cuyo hipocorístico o diminutivo cariñoso era Lolo, es decir, el nombre del burro que lo había pintado.

Los pintores solían pagar sus cuentas al dueño de Au lapin agile con cuadros que este exhibía orgulloso en su cabaret. Entre ellos estaba un cuadro con una vista exterior de la bella casa, pintado nada menos que por Maurice Utrillo, quien prácticamente vivía en ella; y otro, más famoso todavía, pintado en 1905 por Pablo Picasso, que representaba a un arlequín dentro del cabaret. Al fondo de ese cuadro, detrás de una dama, puede verse a Frédé Gérard tocando guitarra. En 1912 cuando Frédé se vio obligado a ceder su negocio, vendió también el Arlequín por solo $20. En 1988 esa misma obra de arte fue subastada en Sotheby’s por $40.000.000. Hoy se encuentra en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York.

En resumen, aunque no tiene servicio de restaurante, Au lapin agile es un cabaret para los sibaritas de la cultura. Por algo, se han sentado en sus toscos bancos de madera personalidades como Pablo Picasso, Salvador Dali, Guillaume Apollinaire, Maurice Utrillo, Max Jacob, Amadeo Modigliani, Toulouse-Lautrec, Vincent Van Goh, Pierre Auguste Renoir, Edgar Degas, Roland Dorgelés, Charles Dullin, Vivian Leight, Robert Mitchum, Eleanor Roosevelt, Ernst Hemingway, Henry Miller, Burt Reynolds, Lawrence Olivier, Laureen Bacall y Paul Newman, entre otro muchos.

22 Rue des Saules, 18th arrondissement of Paris, France.

http://www.au-lapin-agile.com/index.html

infos@au-lapin-agile.com

10 maneras de cómo nos engañan los restaurantes para que consumas más.

1) Mesas circulares

Una mesa rectangular no es igual que una redonda. Las investigaciones demuestran que preferimos las circulares porque evocan mayores sentimientos de placer que las cuadradas o rectangulares. Algunos psicólogos lo atribuyen al hecho de que los objetos angulares están subconscientemente asociados con el peligro. ¿Y por qué no hay mesas redondas en todos los restaurantes?, te preguntarás. Pues porque ocupan más espacio y dejan desaprovecharles las esquinas.

No obstante, hay establecimientos que no utilizan mesas circulares adrede. Es el caso, por ejemplo, de McDonald’s, que prefiere que sus clientes consuman rápido para que dejen los asientos libres. También, por ello, utilizan sillas duras, para que no se acomoden demasiado.

2) Utilizan fotografías perfectas

Como sabes una imagen vale más que mil palabras. Todos sabemos que la hamburguesa que recibimos en el auto-servicio nada tiene que ver con la que aparece en la publicidad de la ventanilla, pero en ese momento ya no les importa, tú ya pagaste. Otra forma visual de llamar la atención es el uso de vallas gigantes para anunciar su local. En un estudio de salud pública se demostró que en los barrios donde aparecen más vallas de comida rápida, la población consumía más este tipo de comida y por lo tanto presentaba mayores índices de obesidad.

3) La música

Si los restaurantes utilizan música clásica y jazz, los clientes permanecen en el interior del local por más tiempo, eso sí comerán menos. Por esa razón, en un restaurante de comida rápida la música siempre tendrá un ritmo movido, el objetivo es la rotación de las mesas haciendo que los clientes coman mucho más rápido. También se sabe que la música relajada hace que los clientes consuman menos calorías, en promedio un 14 por ciento menos. La luz ambiental también juega un papel importante, entre más fosforescente y artificial, la gente solo quiere tomar su comida y salir.

La mayoría de restaurantes de lujo son conscientes de que la música clásica de fondo motiva a los comensales a gastar un 10% más en comida y vino que si ponen música pop. Además, está comprobado que si el restaurante expone a sus clientes a un ruido fuerte (música muy alta, por ejemplo), su cuerpo les pedirá consumir proteínas. Por tanto, si tienen demasiado stock de pescado o carne, los dueños del bar no tendrán más que subir el volumen.

Aumentar los decibelios de la música es justo el truco que utilizan los bares de copas, pues está demostrado que cuanto más altas estén las canciones, más rápido beben los clientes sus consumiciones; en concreto, un 26% más rápido. Según los científicos, hacemos esto porque el ruido no nos permite conversar.

4) Cubiertos pesados

El peso de los cubiertos influye en la visión del plato que uno está comiendo. “Para demostrarlo, organicé un almuerzo para 150 personas en una conferencia en un hotel de lujo de Edimburgo. A la mitad se les daban cuchillos y tenedores ligeros; a los otros les dieron unos más pesados ​​y caros”, detalla Spence a ‘The Daily Mail’. Cuando se les preguntó por los platos, que eran idénticos, aquellos que comieron con cubiertos pesados se encontraban más satisfechos que los otros.

Además, solo con ver los platos, los que estaban acompañados de cubiertos pesados fueron calificados como más atractivos visualmente, lo que llevaría a los comensales, según dijeron, a pagar “mucho más” por la comida. Por ello no extraña que en cenas especiales se sirva la comida junto a cubertería de plata, para que las personas piensen que las habilidades del cocinero son mejores.

5) Personalización

El truco de Starbucks de escribir los nombres de los clientes en los vasos está ligado a la “transferencia de sensaciones”. Se trata de un fenómeno que explica por qué nuestros sentimientos hacia algo o alguien cambian cuando lo percibimos como nuestro. El café servido es el mismo, pero si lo bebemos de una taza que lleva expresamente nuestro nombre, no sentiremos lo mismo que si lo hiciéramos en una común. Pasa de ser “el café” a “mi café”.

6) Utilizan el color rojo para estimular nuestro apetito.

Algunos restaurantes pintan las paredes del local con este color, mientras que otros lo utilizan en sus empaques de comida. Se supone que el color rojo eleva la presión sanguínea, la frecuencia cardiaca y los deseos de comer, por lo que se usa en manteles y en otros tipos de decoración en los restaurantes. Colores similares con este efecto son el naranja, amarillo y rosa.

7) El aroma es un factor determinante cuando decidimos que comer.

No existe mejor mercadotecnia que un olor delicioso que nos invite a comer, por eso muchas tiendas y restaurantes colocan sus hornos al frente del local. Cuando nuestro cuerpo huele algo rico, aumenta la producción de ghrelina, una hormona que estimula nuestro apetito. Nuestro cerebro lo interpreta como hambre, y así es como terminamos haciéndole caso a nuestra nariz, consumiendo productos conpoco valor nutricional. Piensa en el olor de las galletas de las tiendas departamentales.

8) El tamaño del menú

¿Cuántos platos debe tener un menú? Según los investigadores de la Universidad de Bournemouth, si la carta del día tiene demasiadas opciones puede hacer que la gente se sienta sobrecargada al no saber qué elegir. Siete platos parecen el número mágico: siete primeros, siete segundos y siete postres.

9) Son astutos con sus números

Los diseñadores de menú reconocen que los precios que terminan en 9, como $9.99, tienden a significar valor, pero no calidad. Es más, los precios que terminan en .95 en vez de .99 son más efectivos, porque se sienten más “amigables” para los consumidores. La mayoría de dejan el precio sin ningún centavo, porque esto hace su menú más limpio, más simple y va al punto.

10) Crean clientes de por vida

Ya que desde pequeños nos enganchan con sus paquetes infantiles, juguetes, juegos, fiestas y caricaturas. Hoy en día los restaurantes de comida rápida se han infiltrado a las redes sociales y muchos de ellos tienen páginas con juegos y actividades para los niños.

 

Los 50 mejores restaurantes del mundo 2017

Los 50 mejores restaurantes del mundo fueron anunciados a través de streaming en vivo desde Melbourne, Australia.

Eleven Madison Park en la ciudad de Nueva York es el primer restaurante de Estados Unidos que ocupa el primer lugar desde el 2004, según informes de Bloomberg. El punto de alta gama – donde el plato de la firma es miel de lavanda pato asado – actualmente ofrece un menú de degustación de 11 platos por $ 295 por persona, poniendo bien fuera de la gama de precios de muchas personas.

Cómo se define la lista de Los 50 Mejores Restaurantes del Mundo

La lista es creada a partir de los votos emitidos por la Academia de Los 50 Mejores Restaurantes del Mundo, un grupo influyente conformado por más de mil líderes internacionales de la comunidad gastronómica. El panel de cada región está compuesto por escritores y críticos culinarios, chefs, restauradores y gastrónomos muy respetados. Los miembros enumeran sus opciones según su orden de preferencia basándose en las mejores experiencias ofrecidas por los restaurantes que ha visitado durante los últimos 18 meses. Para ello no existe una lista predeterminada de criterios que deben ser cumplidos; sin embargo, están sometidos a un estricto reglamento de votación. La lista de Los 50 Mejores Restaurantes del Mundo es juzgada imparcialmente por los servicios de consultoría profesional de Deloitte para garantizar la integridad y autenticidad del proceso de votación y que la lista resultante de Los 50 Mejores Restaurantes del Mundo 2017 esté protegida. Para conocer más detalles del proceso de votación de Los 50 Mejores Restaurantes del Mundo, visite www.theworlds50best.com/the-academy/manifesto

MEJORES RESTAURANTES
1. Eleven Madison Park (New York City)
Chef: Daniel Humm

LISTADO EN EL PUESTO 3 DEL AÑO PASADO

2. Osteria Francescana (Modena, Italy)
Chef: Massimo Bottura

LISTADO EN EL PUESTO 1 DEL AÑO PASADO Y El MEJOR RESTAURANTE DE EUROPA 2017

3. El Celler de Can Roca (Girona, Spain)
Chef: Joan Roca

LISTADO EN EL PUESTO 2 DEL AÑO PASADO

4. Mirazur (Menton, France)
Chef: Mauro Colagreco

LISTADO EN EL PUESTO 6 DEL AÑO PASADO

5. Central (Lima)
Chef: Virgilio Martinez, Pia Leon

LISTADO EN EL PUESTO 4 DEL AÑO PASADO

6. Asador Etxebarri (Axpe, Spain)

7. Gaggan (Bangkok)

8. Maido (Lima)

9. Mugaritz (Errenteria, Spain)

10. Steirereck (Vienna, Austria)

11. Blue Hill at Stone Barns (Pocantico Hills, New York)

12. L’Arpège (Paris)

13. Alain Ducasse au Plaza Athénée (Paris)

14. Restaurant Andre (Singapore)

15. Piazza Duomo (Alba, Italy)

16. D.O.M. (São Paulo)

17. Le Bernardin (New York City)

18. Narisawa (Tokyo)

19. Geranium (Copenhagen)

20. Pujol (Mexico City)

21. Alinea (Chicago)

22. Quintonil (Mexico City)

23. White Rabbit (Moscow)

24. Amber (Hong Kong)

25. Tickets (Barcelona)

26. The Clove Club (London)

27. The Ledbury (London)

28. Nahm (Bangkok)

29. Le Calandre (Rubano, Italy)

30. Arzak (San Sebastian, Spain)

31. Alléno Paris au Pavillon Ledoyen (Paris)

32. Attica (Melbourne)

33. Astrid y Gastón (Lima)

34. De Librije (Zwolle, Netherlands)

35. Septime (Paris)

36. Dinner by Heston Blumenthal (London)

37. Saison (San Francisco)

38. Azurmendi (Larrabetzu, Spain)

39. Relae (Copenhagen)

40. Cosme (New York City)

41. Ultraviolet by Paul Pairet (Shanghai)

42. Boragó (Santiago, Chile)

43. Reale (Castel Di Sangro, Italy)

44. Brae (Birregurra, Australia)

45. Den (Tokyo)

46. L’Astrance (Paris)

47. Vendôme (Cologne, Germany)

48. Restaurant Tim Raue (Berlin)

49. Tegui (Buenos Aires)

50. Hof Van Cleve (Kruishoutem, Belgium)

Best Female Chef: Ana Roš (Hiša Franko, Slovenia)

Best Pastry Chef: Dominique Ansel (Dominique Ansel Bakery, NYC)

Lifetime Achievement Award: Heston Blumenthal (The Fat Duck, UK)

One to Watch: Disfrutar (Barcelona, Spain)

Sustainable Restaurant Award: Septime (Paris)

Chef’s Choice Award: Virgilio Martinez (Central, Lima)

Art of Hospitality Award: El Celler de Can Roca (Girona, Spain)

4 Motivos para visitar un Restaurante.

Visitar un restaurante parece ser una actividad redundante en un mundo en el que se pueden pedir alimentos a través del teléfono y las tiendas de comestibles en línea pueden ofrecer comida envasada pre cocido de todo el mundo a Su puerta. Sin embargo, ir a un restaurante sigue siendo una de las actividades más populares alrededor del mundo y examinamos las razones:

1- Para disfrutar de una buena cocina

El motivador más grande que incita a la gente a ir al restaurante y pagar cantidades exorbitantes de dinero para la comida es que estos platos son la creación magistral de los chefs que han entrenado durante años para obtener ese plato exacto justo. Algunos restaurantes dependen enteramente de la reputación de sus chefs de negocios, mientras que otros se enorgullecen de llevar adelante una tradición gastronómica hizo famoso por su fundador.

2- Para celebrar un evento de la vida

Ir a un restaurante es una de las actividades más populares que la gente se complace en cuando tienen que celebrar un acontecimiento importante de la vida como aniversarios, cumpleaños, promociones, etc. Esto permite a un presente para disfrutar de una comida especial en un espacio muy bien decorado que también Proporciona un gran entorno social. La elegancia del restaurante también hace que la gente se sienta más contenta con la calidad de su comida de celebración.

3- Para escapar de tener que cocinar las comidas

Un viaje a un restaurante significa que uno no tiene que cocinar una comida para esa parte del día. Comer fuera también asegura que la gente puede disfrutar de una excursión en la ciudad como ir a una película, ir de compras, etc. más como no tienen que preocuparse de llegar a casa temprano para cocinar y comer.

4- Tener reuniones

El negocio de restaurantes se paralizaría si la gente dejara de frecuentar estos establecimientos para reuniones formales e informales. De hecho, las reuniones de aproximadamente el 70 por ciento de los negocios regulares de un restaurante con el otro segmento que constituye de las personas en las primeras etapas de su relación y las personas que no pueden cocinar

 

6 Consejos para comenzar su negocio de un Restaurante.

Casi la mitad de todos los adultos han trabajado en la industria de restaurantes en algún momento, y el 46 por ciento de los empleados del restaurante dicen que les gustaría tener un restaurante algún día.
Es evidente que muchas personas sueñan con tener un restaurante. Nadie sueña con tener un restaurante fallido, sin embargo.
Es por eso que le pregunté a varios chefs y estos fueron los 6 puntos que tuvieron en común sobre cómo iniciar un exitoso restaurante:
1. Nunca empiece sin los tres grandes. Ningún restaurante tiene éxito sin un gran chef, una gran ubicación, y un gran concepto. Todos trabajan juntos. Su ubicación debe ajustarse a su concepto. Su chef, o “talento”, debe ajustarse a su concepto, de lo contrario constantemente se ocupará de la palabra más común en el negocio del restaurant.
Algunos empresarios dicen, “Bueno, la ubicación no importa porque voy a crear un restaurante de destino.” En mi experiencia, la gente dice que cuando tienen una mala ubicación. Es difícil convertirse en un destino si no comienzas con una gran ubicación.
La accesibilidad es todo. Cuanto más accesible puede hacer su restaurante, tanto en términos de ubicación y en un sentido más amplio, mayores serán sus posibilidades de éxito. Mira los restaurantes más exitosos: Son los más accesibles en términos de ubicación, marca y punto de precio. Restaurantes casuales están en auge porque son increíblemente accesibles en todos los niveles.

2. Siempre sobrestimar sus necesidades de capital. Plan de tener de seis a nueve meses de capital de trabajo desde el principio. Usted se sorprenderá por la rapidez con que los gastos se suman y cuánto tiempo toma para un nuevo lugar para agarrar y obtener clientes regulares.
Muchos restaurantes nuevos ven un downswing importante en negocio después de la emoción inicial de la abertura. Ahí es cuando el capital es crítico.
Una gran cantidad de propietarios de restaurantes comienzan con dinero en efectivo en reserva y empezar a soplar porque piensan que la fase de luna de miel durará para siempre. Es por eso que la mayoría de los restaurantes salen del negocio. Nunca deje que el éxito inicial vaya a su cabeza. El éxito sólo se determina años más tarde.

3. Aprende a amar la enseñanza. A menudo traiga gente de diferentes lugares, incluyendo pasantes de escuelas culinarias.
Hacer algo nuevo es inspirador. Ayudar a dar forma al menú es inspirador. Todo el mundo ama los platos nuevos: el frente de la casa, los camareros… una vez que a la gente le encanta venir a trabajar, eres dinero.

4. Nunca ser barato donde los huéspedes se refiere. El dinero más importante que gastará es el dinero que agrega valor al huésped.
Definitivamente se comete errores temprano, especialmente cuando se traté de ir barato en ciertas cosas como el equipo, valet parkinkg, e incluso postres. Todo lo que toca a un invitado es importante.
Determinar un porcentaje de sus ingresos para poner en las mejoras que afectan al huésped y mejorar constantemente su experiencia. Es importante gastar dinero en publicidad o marketing, dar tarjetas de regalo y enviar un montón de platos de cortesía a las mesas.
Los clientes les encanta cuando sale un plato y el servidor dice: “El chef quería que probar esto”, porque eso crea una conexión real y hace que la experiencia personal.
Asegúrese de gastar tanto dinero como sea posible en la experiencia de los huéspedes. Gastar dinero en la gente ya en su restaurante, porque esa es la mejor manera de generar auténticamente positivo boca a boca.

5. Foco en organización y sistemas de operación. No poner los sistemas en su lugar es uno de los mayores errores cometidos por un propietario de un restaurante independiente.
Muchos propietarios de restaurantes no quieren salir como corporativo; Para ellos, el “C” en la palabra “corporativo” es como la Carta Escarlata. Abrazar los sistemas sería como vender y convertirse en una cadena.
Hay una razón de las cadenas de restaurantes prosperen: cada uno de ellos comenzó como un restaurante individual. Cada uno tenía un gran cocinero, un gran concepto, y una gran ubicación, y desarrollaron sistemas que les permitió construir la demanda de los clientes, aferrarse a las personas clave, y ganar dinero. De lo contrario habría sido imposible abrir dos o más ubicaciones.
La organización no mata el flujo de la creatividad. Poner sistemas pendientes en su lugar le da la libertad para ser creativo.

6. Esté listo para evolucionar, especialmente si usted es un cocinero. Muchas empresas son iniciadas por un artesano con una idea para un producto. Raramente esa idea se convierte en algo a menos que esa persona se asocie con alguien con una habilidad complementaria, como, “Usted esculpe plátanos de madera y yo puedo venderlos para usted”. Es entonces cuando una idea se convierte en un negocio.
Siempre busque personas que sean más inteligentes que usted. Como propietario de un negocio lo más inteligente que puede hacer es asociarse con personas que saben cosas que usted no domina.

Antojos de un Sibarita, Restaurant Eleven Madison Park (New York)

Chef Daniel Humm y Will Guidara

Cena elegante creativa en la Gran Manzana con hospitalidad en su corazón
Lo que lo distingue: Co-propietarios Will Guidara y el chef Daniel Humm se enfocan en romper los límites entre la cocina y el comedor, por lo que toda la experiencia en Eleven Madison Park es armoniosa. El personal del frente de la casa está tan íntimamente familiarizado con los platos que el servicio se convierte en un arte, y el chef a menudo adapta su comida al comedor individual, creando platos peculiares personalizados.

La comida: Suizos nacidos Humm y New Yorker Guidara recientemente cortar su menú degustación de 14 platos a unos siete, con la idea de acortar la comida ligeramente y dar más atención a cada plato individual. Algunos de los clásicos de Humm permanecen, incluyendo la miel perfectamente cocida y el pato asado de lavanda y un juego de postre lúdico de ‘Name That Milk’, con chocolate de Mast Brothers.

El ambiente: Ubicado en un edificio art deco justo de Madison Park, Eleven Madison Park es grande y elaborado, mientras que se mantiene relajado y centrado en la comodidad del cliente.

Equipo de sueños: Los mejores amigos de Humm y Guidara se conocieron hace una década cuando fueron establecidos en una ‘cita a ciegas’ por el legendario restaurador Danny Meyer. Han estado trabajando juntos desde entonces, comprando Eleven Madison Park desde el Union Square Hospitality Group de Meyer en 2011 y abriendo los espacios de comida y bebida en el cercano hotel NoMad en 2012.

Nuevos negocios: 2016 ve la apertura de Made Nice, un restaurante más informal en Nueva York, y la pareja está trabajando en un segundo hotel NoMad en Los Ángeles.

http://www.elevenmadisonpark.com/

Eleven Madison Park
11 Madison Avenue, New York, NY 10010

Telf: 212.889.0905

info@elevenmadisonpark.com

Errores de etiqueta que más se cometen en la Mesa.

Los errores más frecuentes son los siguientes:

  1. APOYAR LOS CODOS SOBRE LA MESA, ANTES, DURANTE Y DESPUÉS DE LA COMIDA. SOLO SE DEBEN APOYAR MUÑECAS O ANTEBRAZO.
  2. PONER LOS CUBIERTOS APOYADOS A LOS BORDES DEL PLATO COMO SI FUERAN REMOS. UNA VEZ LEVANTADOS DEL MANTEL, LOS CUBIERTOS NO VUELVEN A APOYARSE SOBRE EL MISMO. DEBEN DESCANSAR SOBRE EL PLATO CRUZADOS FORMANDO UNA A MAYÚSCULA.
  3. CORTAR EL PAN CON EL CUCHILLO O TOMARLO ENTERO Y LLEVARLO A LA BOCA.
  4. HACER GESTOS O MOVIMIENTOS CON LOS CUBIERTOS EN LA MANO.
  5. LLAMAR AL MOZO A LOS GRITOS, SILBANDO O GESTICULANDO.
  6. MASTICAR CON LA BOCA ABIERTA.
  7. HABLAR MIENTRAS SE TIENE COMIDA EN LA BOCA.
  8. USAR LA SERVILLETA COMO BABERO
  9. AGACHARSE EN BUSCA DE LA COMIDA. SON LOS CUBIERTOS LOS QUE DEBEN SUBIR HASTA LA BOCA.
  10. SEPARAR DEMASIADO LOS BRAZOS DEL CUERPO COMO SI FUERA UN ALETEO AL CORTAR.
  11. LEVANTAR O VOLCAR EL PLATO DE SOPA PARA TERMINARLO.
  12. LEVANTAR ALGÚN UTENSILIO, SERVILLETA O ELEMENTO DE LA MESA QUE HAYA CAÍDO AL SUELO. LLAME AL MOZO.
  13. SOPLAR EL CALDO O LA COMIDA PARA ENFRIARLO.
  14. DEJAR ALGO DE COMIDA COMO SEÑAL DE BUENA EDUCACIÓN.
  15. CAMBIAR LOS CUBIERTOS DE MANO, USANDO EL TENEDOR EN LA DERECHA PARA PINCHAR TROZOS YA CORTADOS, Y EL CUCHILLO A LA IZQUIERDA COMO UNA PALA PARA EMPUJAR LAS GUARNICIONES.
  16. USAR PALILLOS PARA REMOVER ALIMENTOS QUE LE HAYAN QUEDADO ENTRE LOS DIENTES.
  17. TOMAR LAS COPAS O VASOS CON LA MANO IZQUIERDA. LOS LÍQUIDOS A BEBER ESTÁN UBICADOS A LA DERECHA, SE TOMAN SÓLO CON LA MANO DERECHA.
  18. CHOCAR LAS COPAS AL BRINDAR. DEBEMOS LEVANTAR LAS COPAS A LA ALTURA DEL ROSTRO, DECIR SALUD Y BEBER.
  19. SUBIR SOLAMENTE LA TAZA DE CAFÉ. SE SUBE EL PLATILLO CON LA MANO IZQUIERDA Y  TOMA LA TAZA DE CAFÉ CON LA MANO DERECHA.
  20. BEBER ALGÚN LÍQUIDO MIENTRAS TENGA COMIDA EN LA BOCA.